R+J… El genio les ofreció tres deseos. Se miraron. Le sobraron dos.

I&S-38

La boda de Rocio y Juanjo fue de ese tipo de bodas que disfrutas haciéndola pero aún mas recordándola, que emulas una sonrisa delante de la pantalla del ordenador repetidas veces según van pasando las imágenes, que ríes cuando ellos ríen a carcajadas pensando lo bien que se lo pasaron y cuanto nos hicieron disfrutar a todos.

Siempre digo lo mismo y es que los novios son el fiel reflejo de lo que es su Boda, los invitados responden como responden ellos en su gran día y las fotografía, al final, responde a todo esto.

Rocío es una niña sonriente, a la mínima ya te planta su pedazo sonrisa con la que abrió paso el día de su boda y, segura estoy, se come el mundo. Es de este tipo de gente con la que te sientes a gusto y en casa desde el principio, y con la naturalidad suficiente para desenvolver cualquier situación. Juanjo es atento, cariñoso y buena persona… esos ojos lo delatan. Para mi la mirada de una persona lo dice todo de ella y si vierais como mira a Rocío…En fin, amor del bueno y del bonito.